Alegría Hecha a Mano: La simpleza del amigurumi y su poder para crear objetos asombrosos

Al poco tiempo que con mi mamá comenzamos a compartir nuestros tejidos por redes sociales, nos topamos con el hermoso trabajo de @alegriahechaamano Nos llamó de inmediato la atención la estética de sus muñecos y plantas tejidas a crochet con la técnica del amigurumi. Nos hizo ver que se podían hacer muñecos modernos y que al mismo tiempo una niño […]

Alegría Hecha a Mano: La simpleza del amigurumi y su poder para crear objetos asombrosos
30 julio, 2018 123123
Por Blog

Al poco tiempo que con mi mamá comenzamos a compartir nuestros tejidos por redes sociales, nos topamos con el hermoso trabajo de @alegriahechaamano Nos llamó de inmediato la atención la estética de sus muñecos y plantas tejidas a crochet con la técnica del amigurumi. Nos hizo ver que se podían hacer muñecos modernos y que al mismo tiempo una niño iba a adorar. Se nota que en el trabajo de Rocío Alegría hay mucha dedicación y amor.

Después de mucho tiempo compartiendo mensajes por Instagram, conocimos en persona a Rocío en la Knitting Party que organizamos en abril y sólo hemos aumentado nuestras ganas de hacer cosas juntas.

La primera será esta: este viernes 3 de agosto, Rocío dará un taller de amigurumi básico para confeccionar cactus a crochet en nuestro taller @lacasacraft_ (Las Catalpas 1522, Vitacura) y ya pueden inscribirse y pedirle toda la información a su mail: alegriahechaamano@gmail.com

Aquí les dejamos esta entrevista que le hicimos para conocer sus inspiraciones, sus formas de trabajo y lo que significa el tejido en su vida. ¡Qué la disfruten!

¿Hace cuánto tejes?

Tejo desde que tenía 10 años. O sea ya llevo 21 años con esta adicción, con algunas pausas entre medio eso sí.


¿Cómo aprendiste a tejer?

Aprendí a tejer en el colegio en la clase de manualidades.

¿Qué fue lo primero que tejiste?

En el colegio lo primero que tejí y con lo que aprendí fue un set para el baño: el clásico pañito con el porta papel higiénico. Algo que en ese momento no me gustó ni un poquito, así que no puedo decir que tuve un flechazo ni que fue amor a primera vista con el crochet. No me gustaba que nos obligaran a todas a tejer lo mismo. No podías proponer ideas para trabajar en tu propio proyecto. Con el tiempo fui descubriendo otras técnicas y maneras de tejer, hasta que en un viaje hace unos 6 años atrás descubrí el amigurumi y ahí sí que me enamoré.

essay writing service

¿Qué te encantó del amigurumi?

Su simpleza. Me encanta que a través de lo simple se puedan llegar a crear cosas tan hermosas.
¿Cuál es el objeto más fácil y difícil de hacer? ¿Por qué?

Una vez que entiendes la lógica de la técnica cualquier objeto o diseño es fácil de hacer. Por supuesto que si quieres tejer un diseño más elaborado te va a tomar más tiempo, más paciencia,  más entrega. Pero difícil no va a ser. Lo difícil es diseñar y crear un patrón, darle vida a ese diseño. Que todo calce y que sea entendible para que otra persona lo pueda tejer. Eso es lo que está detrás de bambalinas, lo que el público no ve y que muy pocas veces valora.
¿Podrías contarnos de los proyectos con los que más has disfrutado trabajar?

Hay varios, pero creo que desde que comencé a armar las colecciones de Alegría Hecha a Mano hubo un cambio en mi manera de crear. Primero diseñé la colección del bosque, después salió la colección de cactus y hace poquito logré terminar la colección del campo. Siento que cada vez me conecto más con el hilo y el crochet. Me gusta armar colecciones completas porque cada diseño se complementa con el otro y juntos forman una familia. Ahora, si tengo que elegir mis favoritos, diría que son el erizo, el mapache, la gallina y el caballo (pero los amo a todos igual).



¿Tienes un punto preferido? 

El punto bajo (o medio punto)… simple, fácil y versátil.

¿En qué momento te diste cuenta de que podías diseñar tus propios patrones? 

Siempre lo supe. Creo que todos pueden hacerlo. Todos somos capaces de crear algo nuevo, pero eso requiere tiempo y paciencia, y lamentablemente eso es algo que la sociedad se niega todos los días. Todo tiene que estar listo para ayer. Todo tiene que estar hecho rápido. Y cualquier manualidad requiere tiempo y dedicación, sobre todo si vas a diseñar algo. Yo hago muchas pruebas porque tengo muchas ideas en mi cabeza. No tengo problema en armar y desarmar un montón de veces, es parte del proceso, es parte del amor que le pongo a mis creaciones.


¿Cuáles son tus principales fuentes de inspiración?

Me inspira mucho la naturaleza y los colores que veo en ella. Mis sobrinos y ahijados también me inspiran mucho, cuando juego con ellos o los observo jugar; la manera en que descubren nuevas cosas a través del juego me llena de ideas.
¿Cómo definirías la paleta de colores que usas? ¿Cómo llegaste a ella?

No sé si tengo una paleta de colores definida. Si es así no me he dado cuenta. En mis gustos personales (ropa y decoración) soy muy monocromática. Me encanta la combinación blanco & negro, pero en Alegría Hecha a Mano me doy el permiso de explorar con los colores. Me gusta usarlos todos, pero no al mismo tiempo. Me gustan alegres e intensos porque la mayor parte de mi trabajo está dedicado a los niños y ellos son así.


¿Cuál es tu lugar preferido para tejer?

Cualquiera. No soy mañosa con eso. Cualquier lugar es bueno para tejer. Tengo un taller en mi casa, pero lo uso para ordenar mis materiales y para organizarme. Una vez que agarro el crochet puedo tejer donde sea.
¿Prefieres tejer en grupo o sola?

Si estoy creando algo nuevo prefiero estar sola. El silencio me ayuda a concentrarme y agrupar mejor las ideas. Si estoy tejiendo un patrón que ya diseñé puedo tejer con más personas. Me encanta la magia que se produce cuando varias personas se juntan a tejer.

¿Cuáles son tus materiales preferidos? ¿Por qué?

El algodón y la lana, porque son fibras naturales. El algodón tiene un acabado perfecto y la lana es calentita.

¿Cuál es el producto que siempre te dan ganas de seguir tejiendo?

Los cactus. Me encanta tejer varios a la vez.

¿Qué te parece este boom que hay por el tejido y las manualidades? 

¡Genial! Trabajar con las manos nos ayuda a conectarnos con nosotros mismos. Es una terapia tremenda porque nos enfrenta a nuestros miedos, nos ayuda a trabajar en nuestra tolerancia a la frustración y al final del camino nos vemos capaces de hacer algo que nunca pensamos que podríamos hacer. No hay satisfacción más grande que hacer algo con tus propias manos.
¿A qué tejedor te gustaría conocer o haber conocido en su época?

A Yan Schenkel de Pica Pau. Es una genia. No sólo admiro su tejido perfecto y el estilo tan único que encontró para desarrollar sus personajes, sino que también admiro su humildad. Eso es lo que la hace ser una genia. Al poco tiempo de descubrir la técnica de los amigurumi, descubrí los tejidos de Pica Pau, me leí casi todo su blog y entendí la magia que hay detrás de crear un patrón, el respeto que hay que tener al trabajo de alguien que ha creado algo. Eso me inspiró y me motivó a crear mis propios patrones. Por eso si alguna vez tengo la oportunidad de conocerla, sería para agradecerle por inspirarme a encontrar mi camino en este mundo tejeril.
¿Qué libros de tejido atesoras?

El Mundo de Pica Pau (Yan Schenkel)
Crochet Moderno (Molla Mills)
Crochetterie (Molla Mills)

¿Haces ejercicios o te das tiempos de descanso para evitar la artritis y otros malestares?

Hago ejercicios cortos pre y post tejido, y con el tiempo he aprendido a manejar mis tiempos de diseño, tejido, costura, empaque, fotografía, redes sociales y todos esos procesos que hacen que Alegría Hecha a Mano exista. Eso me ayuda a no abusar de mis manos y controlar mejor mis tiempos de tejido.
¿Vives del tejido o además te dedicas a otra cosa? 

Estudié Educación Física y me especialicé en pilates, pero dejé de hacer clases por un par de años. Ahí vivía sólo de Alegría Hecha a Mano. Este año volví a dar clases de pilates, así que me divido entre pilates, tejido y turismo. Porque con unos amigos tenemos unas cabañas en Villarrica (Ecos de Lefún) que me exigen mucho tiempo durante el verano, pero durante el año me deja más tiempo para crear.


Cuéntanos algo de ti que no tenga que ver con el tejido: otra cosa que te guste, donde vives, tus vacaciones preferidas, lo que se te ocurra.

Hace 4 años me vine a vivir a Villarrica. Con el Leo (mi marido) hicimos un mochileo largo por Sudamérica y nos dimos cuenta que no queríamos vivir en Santiago. A los dos siempre nos gustó el sur y en Villarrica encontramos nuestro lugar. Me encanta viajar, bailar y cantar (aparte de tejer). Y adoro los cambios, siento que le ponen sabor a la vida.


¿Cuál crees que es la diferencia entre tu estilo de tejido con el de los otros grandes tejedores que hay en este momento?

Soy demasiado detallista, a veces a un extremo que nadie entiende. No me importa desarmar las veces que sea necesario para que el punto quede bien cerrado y para que las costuras queden escondidas. Para mí este proyecto es parte de mi estilo de vida, el tejido va conmigo a todos lados. Por eso me dedico a tejer lo que quiero tejer. No me gusta trabajar bajo presión. No es como quiero vivir mi vida, por eso no lo traspaso a mi trabajo. Tengo la suerte de poder elegir lo quiero hacer y lo valoro demasiado como para no disfrutarlo. Disfruto de todo el proceso con todos mis sentidos, desde el momento en que compro los hilos hasta que envío el producto terminado.
Me gusta dedicarle el tiempo que sea necesario a cada amigurumi.
¿Algún consejo para los que están recién entrando en el mundo del tejido?

Un consejo técnico podría ser que aprendan con fibras gruesas o más gordas, así podrán identificar y familiarizarse con los puntos y luego reconocerlos mejor cuando trabajen con fibras más delgadas. Pero de corazón, les aconsejo que se lancen a aprender la técnica que quieran. Todo es posible, sólo hay que tomarse el tiempo. Y no sólo para aprender la técnica, más importante que eso es descubrir cuál es el método que más nos acomoda para aprender (clases presenciales, clases online o de manera autodidacta). Descubriendo eso, nuestras manos lograrán hacer lo que nos propongamos.

¡Despachamos a todo Chile! Revisa cuánto puede demorar tu envío aquí
+